Artículos‎ > ‎

Marketing Digital y TLC

publicado a la‎(s)‎ 3 may. 2012 10:51 por Gustavo Campos

Con la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio –TLC- con los Estados Unidos, el mercado más importante del mundo ya que cuenta con más de 306 millones de habitantes –más de 6 veces la población colombiana- con un ingreso bruto per cápita mayor de 46 mil dólares anuales, es decir, cerca de 7 veces el ingreso de un colombiano promedio, podemos decir que se abre un mercado 40 veces mayor para nuestros productos y servicios, ya que podrán competir de tú a tú con los productos locales de ese país al estar libres de derechos arancelarios. Lo anterior, sin contar los TLC ya firmados o en vísperas de legalizarse con países como México, Chile, Canadá y la Unión Europea, este último con más de 500 millones de habitantes con un ingreso bruto per cápita de más de 37 mil dólares anuales.

En pocas palabras, en estos últimos tres años el potencial de clientes para su negocio se habrá multiplicado por un factor mayor de 100, mal contado. Pero, la pregunta más importante es, ¿está su empresa preparada para llegar a ese inmenso potencial de clientes y competidores?

Hasta hace solo un par de décadas, para llegar a un mercado como el norteamericano se requería una presencia física en, por lo menos, varios cientos de puntos. Esto implicaba enormes erogaciones para las firmas que pretendían incursionar en estos megamercados, sin contar con las naturales limitaciones de tiempo (horario de atención de unas pocas horas al día) y espacio (solo llegar a clientes en algunas decenas de kilómetros a la redonda) que un punto de venta o de atención implica. Y, por supuesto, hasta ahí llegaba el sueño para cientos de miles de pequeños o medianos negocios de América Latina.

Sin embargo, la magia de la Internet también cambió la forma de hacer negocios. Con el denominado e-commerce, o comercio electrónico, se han ido desarrollando un sinnúmero de posibilidades, antes inimaginables, para facilitar el intercambio de bienes y servicios a nivel global.

Ahora, prácticamente cualquier habitante de Norteamérica, América Latina, Europa, Asia y de cualquier rincón del mundo, a cualquier hora del día o de la noche, puede entrar al punto de ventas de su negocio, ver sus productos o servicios en detalle, ponerse en contacto con su equipo de ingeniería o de ventas y, simultáneamente, recibir en forma oportuna y directa toda la información que su potencial cliente requiere.

Más aun, desde las redes sociales, tales como Facebook, twitter, google+, un empresario actualizado puede disponer de un sitio en donde promocionar su negocio y a la vez recopilar y divulgar al resto del mundo, las opiniones que sus clientes y usuarios tienen de sus productos, servicios y de su propio negocio, de sus proveedores y de sus competidores.

Sin embargo, la magia de Internet tiene sus secretos para que funcione en forma óptima a tu favor. En primer lugar, el empresario debe definir cuales productos y/o servicios quiere y puede ofrecer; es decir, debe precisar su negocio y la estrategia para hacerlos conocer. Como tendrá que competir con el resto del mundo, naturalmente estos productos deberán ser de la mayor calidad, innovación, creatividad y competitividad. En segundo lugar, deberá contar con un sitio web, o página corporativa en la red, adecuadamente diseñado para el tipo de negocio que desea proyectar, en donde se ofrezcan y muestren en forma clara, concisa y objetiva sus productos y/o servicios, alojado en el lugar más seguro y eficiente que existe actualmente: en “la nube”. Por último, pero no menos importante, es indispensable disponer de las herramientas y estrategias adecuadas y necesarias para que sus potenciales clientes puedan ubicarlo y encontrarlo en forma fácil, rápida y oportuna, dentro de los millones de sitios existentes en la red, sin importar en qué lugar del mundo se encuentre quien los requiera.

Es decir, usted como empresario necesita de un excelente asesor de Inteligencia y Marketing Digital que le ayude a colocar su negocio en forma apropiada en la mejor vitrina global y al alcance de este megamercado que se avecina, mientras usted se dedica de lleno a su negocio y a sus productos.

¡Que su negocio no se quede solo en el barrio, láncelo al mundo!

Comments